miércoles, 26 de agosto de 2015

El lado oscuro de las ensaladas



A medida que la población mundial crece, aumenta una necesidad imperiosa de comer y cultivar mejor. Aquellos que intentamos descifrarlo, hemos señalado que varias comidas populares son problemáticas. Las almendras, por ejemplo, deben su mala fama al excesivo consumo de agua y el maíz, a los monocultivos. La carne tiene su propio apartado debido a los gases de efecto invernadero. Todos estos casos, aunque tienen algo de verdad, no permiten identificar un claro villano.

Por otra parte, existen comidas que no tienen casi nada a favor. Ocupan una gran cantidad de hectáreas, requieren combustibles fósiles para ser trasladados y refrigerados alrededor del mundo y no añaden nada más que un poco de crujido al plato.


Ese alimento es la ensalada y hay tres grandes razones que deberían motivar a reflexionar más sobre ella. Las ensaladas de vegetales son lastimosamente bajas en nutrición, siendo la lechuga el mayor mal, por tratarse de un desperdicio de recursos.

Seguir leyendo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...